Globered
Consigue tu propia página web
                                                                                                                                        

  CursosContadores de visitas gratis para web
0 0 0

Una sorprendente fotografía del Alma saliendo del Cuerpo

Por: Julio César Barreto | Publicado: 11/11/2012 14:22 |

Quienes creen que el no muere porque su alma permanece luego de muerta la carne, tienen sus corroboraciones verificables y por el método científico, en las experiencias cercanas a la muerte, en que quienes las han vivido cuentan como ven, desde una posición mas alta, a los médicos trabajando sobre su cuerpo, en muchos casos ya sin signos vitales. Y las han podido contar porque han regresado.

Pero no son comunes las fotografías del alma saliendo del cuerpo. A principios de los años ’90, se logró en una fotografía accidental donde se ve al alma seprarse del cuerpo y elevarse.

Una operación quirúrgica que se complica, una paciente muerta y una misteriosa que ofrece una versión sorprendente de lo que sucedió en el quirófano. De hecho, por vez en la historia se consigue plasmar en el la imagen del alma humana. Un suceso fuera de lo normal que sigue revolucionando al mundo médico y científico, replanteando una vez más la posibilidad de la vida tras la muerte.

Todo empezó con una intervención quirúrgica en un hospital de Frankfurt Alemania. La paciente falleció sobré una mesa de operaciones, pero lo insólito del caso vendría un par de días más tarde, cuando una de las fotos tomadas durante la operación reveló la existencia del espíritu de la mujer. Todo esto, ha tomado por sorpresa a investigadores y escépticos, ya que la foto existe y muchos han podido verla.

Cuando Karin Fischer, un ama de casa alemana de 32 años, ingreso en el hospital Frankfurt para someterse a una operación, estaba muy lejos de imaginar el revuelo y las consecuencias que traería su estancia en el quirófano. De hecho, tampoco sospechaba que eran sus últimos momentos de vida. La intervención a la que iba a someterse, aunque no era sencilla, tampoco era de alto riesgo; iban a corregirle unas válvulas defectuosas que tenía implantadas en el corazón. Pero algo salió mal y una serie de complicaciones hicieron que su corazón dejara de latir tan sólo cuarenta y cinco minutos después del inicio de la operación. En los controles, el monitor cardíaco señalaba el estado de muerte con una línea recta que recorría la pantalla. Ninguna de las doce personas del equipo vio nada de lo que revelaba la fotografía.

En el momento de su fallecimiento, Karin se encontraba rodeada de doce personas, todos ellos miembros del equipo de cardiología: Médicos, técnicos y enfermeras comprobaron cómo todos los esfuerzos para intentar reavivarla eran inútiles. El profesor Peter Valentín, director del Departamento de Divulgación Didáctica del hospital también estaba en el quirófano. En aquella ocasión su tarea consistía en manejar una cámara de fotos. Es muy frecuente que, durante las intervenciones, se fotografíe o se filme la labor de los cirujanos; esto se utiliza luego para la divulgación científica, los archivos médicos y, sobre todo, para las clases universitarias en la facultad de Medicina.

También fue el profesor Valentín quien, pocos días después, al ver las copias de las fotos, no pudo contener su sorpresa. Una de las fotografías enseñaba, con toda claridad, cómo una forma humana, difusa y transparente, se elevaba hacia el techo con los brazos abiertos. Era la foto de un espíritu y además, ¡estaba saliendo del cuerpo de la fallecida!.

Su primera reacción fue pensar que alguien le había gastado una broma; sin duda los del laboratorio fotográfico con un montaje sorprendente. De manera que llevó la copia a otro laboratorio para que uno de sus expertos descubriera si se trataba o no de un truco.

Peter Valentín no salía de su asombro mientras escuchaba las palabras del experto. ¡La foto era auténtica! Un estudio más profundo y detallado llevaba a la misma conclusión: no había tal montaje, no existía truco alguno. Además, como si se tratara de una ironía, en la imagen podía verse claramente la pantalla del monitor en el momento en que la paciente expiraba, coincidiendo con el momento en que el espíritu salía de su cuerpo. Nadie había visto nada; el alma es invisible a los ojos humanos.

LA CIENCIA SE PRONUNCIA

Uno de los estudiosos de la materia que recibió la fotografía es el doctor Frank Muller, científico alemán que se dedicó a investigar exhaustivamente el insólito documento. Es la primera vez que se obtiene la imagen del alma humana. Su conclusión fue rotunda: es la prueba que faltaba, lo que muchos han estado buscando desde siempre. Según él, el alma de las personas tiene una vida eterna tras dejar el cuerpo físico. A su entender, esto es una confirmación de lo narrado por la Biblia, y sin truco posible, puesto que los mejores expertos han estudiado la foto durante varias semanas, con los aparatos más sofisticados y el mayor interés.

Para el doctor Muller; está claro que siempre habrá gen­te escéptica que se niegue a creer en la evidencia; pero tampoco ellos tienen una res­puesta convincente, que explique la presencia de la imagen sobre el papel. Es una cues­tión de extremos dónde, una vez más, lo inexplicable, tiene un papel relevante. No cabe lugar a más estudios; la cien­cia ha demostrado que es una fotografía auténtica, sin truca­jes de ninguna especie. Ahora sólo queda, aceptar las cosas como son sin darle más vueltas.

Pero mientras tanto, muchos han sugerido que podría tratarse de la foto más importante obtenida, jamás. Otra prueba de la inmortalidad del alma.

Fuentes: Acontecer Cristiano, Signos de estos Tiempos

Comenta